Cambiar la cerradura del buzón

 

Abrir y cerrar el buzón es una actividad que se realiza a diario para comprobar si nos ha llegado algún tipo de carta como, por ejemplo, el recibo de la luz o el recibo del agua. Es por eso por lo que, con el paso del tiempo, este tipo de cerradura puede resentirse y necesitar un cambio con urgencia.

Al ser una actividad fácil de realizar, vamos a explicar paso a paso cómo cambiar la cerradura del buzón de forma sencilla, así podréis hacerlo vosotros mismos sin necesidad de llamar a terceras personas. Eso sí, no dudes en contactar con nosotros, los especialistas de Aquicerrajeros, para cualquier tipo de duda o de reparación.

 

Pasos para cambiar la cerradura del buzón

 

  1. El primer paso que hay que realizar es el de abrir el buzón por completo. Si la cerradura del buzón está oxidada o no abre, usa un taladro con una broca de metal para conseguir abrirlo. Recuerda que hay que introducir el taladro con la broca justo en el centro de la cerradura. Si vuestra cerradura abre con la llave, hacedlo así.
  2. Cuando ya esté el buzón completamente abierto se podrá retirar la vieja cerradura. Para proceder a la retirada habrá que usar una llave inglesa, así conseguiremos aflojar la tuerca que fija la cerradura al buzón. Una vez esté suelta, retírala.
  3. Hay que tener en cuenta que esta cerradura es como cualquier otra, es decir, que la nueva cerradura que se compre para el buzón tiene que tener las mismas características que la antigua. Si se compra otro tipo de cerradura es posible que no encaje y que tengáis que acudir de nuevo a la ferretería para cambiarla. Os recomendamos que acudáis a comprar la cerradura cuando ya hayáis sacado la vieja.
  4. Una vez comprada la nueva cerradura, habrá que desmontarla para proceder a su monto en el buzón.
  5. Cuando ya esté desmontada, hay que introducir la parte de la cerradura por el orificio de la puerta del buzón, es decir, donde estaba colocada la antigua cerradura. Luego habrá que proporcionarle sujección con una pestaña de fijación o un circlip.
  6. Se encaja seguidamente el pestillo del buzón para que nadie pueda abrirlo sin la llave y comprobamos que esté correctamente colocado. Sujetamos con su correspondiente pieza de fijación para rematar la faena.

 

Como veis es una tarea bastante sencilla de realizar para la que necesitaréis un taladro y una llave inglesa, así que, si no lo tenéis en casa es hora de ir a la ferretería para adquirir estos materiales y tenerlos reservados para otras ocasiones, que una vez que se realiza una reparación se realizarán muchas más.

No olvides comentar con tu cerrajero de confianza este proceso, especialmente si nunca has realizado tu mismo una reparación. Es cierto que es bastante fácil de hacer, pero siempre es mejor asegurarse de que todo está en perfecto orden, ¿No creéis? En Aquicerrajeros os asesoraremos en todo momento, incluso uno de nuestros operarios se desplazará rápidamente a tu hogar para ayudarte si es necesario.