cambiar manilla de la puerta

Llega un momento en el que los objetos que usamos a diario se estropean o dejan de funcionar como deberían. Este es el preciso instante en el que debemos cambiar el accesorio que ya no nos sirve por otro nuevo que nos de lo que necesitamos. Un ejemplo de ello es la manilla de la puerta. Llega un momento en el que esta se queda atascada o está muy dura y es muy complicado usarla. Ese es el síntoma de que ya la manilla no funciona y hay que cambiar el mecanismo interior.

Cambiar el interior de la manilla de la puerta es algo bastante sencillo de realizar y se necesitan pocas herramientas para hacerlo. Es por eso por lo que vamos a ver, paso a paso, cómo podemos realizar esta reparación nosotros mismos en casa.

Cambiar el interior de la manilla de la puerta

¿Qué necesitaremos?

  • Destornillador
  • Nuevo mecanismo interior de la manilla

¿Cómo cambiamos el interior de la manilla de la puerta?

El primer paso que debemos llevar a cabo para hacer esta pequeña reparación es conseguir desmontar la manilla de nuestra puerta. Para realizar esta operación nos ayudaremos del destornillador que tendremos ya a mano. No es necesario desmontar toda la manilla, lo podemos hacer solo en uno de los lados ya que podremos quitar el cuadradillo y el mecanismo interior de la manilla por una de las partes que tiene sin ningún problema.

Una vez tengamos en nuestra mano el mecanismo viejo tendremos que ir a nuestra ferretería de confianza, o la más cercana, para adquirir el mecanismo nuevo. ¿Por qué hacerlo así y no comprarlo antes? Hay que tener en cuenta que deben de ser compatibles, por lo que comprar el mecanismo sin desmontar el viejo y acertar es bastante complicado. Con el mecanismo en las manos se podrá comparar y será mucho más fácil ir a comprarlo.

Si la puerta que estáis reparando es de paso deberéis escoger un mecanismo que tenga el final curvo, aunque esto ya lo veréis en el momento de retirar el aparato antiguo. En estos casos la curva se debe colocar hacia adentro para que encaje correctamente, de otra forma no conseguiréis instalarlo.

Una vez esté colocado el nuevo dispositivo debemos engrasarlo con un aceite lubricante para que funcione de forma adecuada. Cuando ya se haya engrasado hay que colocar el cuadradillo y la pieza de la manilla. Para ello os podréis ayudar, de nuevo, del destornillador. Comprobad que ahora sí que cierra y abre sin ningún problema antes de dar por finalizada esta reparación.

Esto es todo, como podéis leer es una reparación sencilla y rápida de realizar. Es cierto que escoger un mecanismo interno adecuado sí que puede ser un poco más dificultoso, así que si tenéis dudas podéis contar con los cerrajeros en Valencia de Aquicerrajeros, os ayudaremos a solucionar cualquier tipo de incidencia relacionada con el mundo de la cerrajería. Estamos disponibles las 24 horas del día para atender vuestras preguntas y ayudaros a solucionar posibles averías.