mecanismos de las cerraduras

Los mecanismos de las cerraduras son bastante delicados, aunque nosotros pensemos que no, que son bastante resistentes. Es por ello por lo que en muchas ocasiones la llave no gira, la cerradura está dura o la llave no entra. Debemos realizar un pequeño mantenimiento diario con nuestra cerradura que nos permita tenerla siempre a punto. Ahora bien, ¿Qué hacer si ya acarrea algún tipo de avería? Vamos a verlo.

La llave no entra dentro de la cerradura

En este caso hay varias opciones. Si la llave es nueva puede que no esté bien limada. En este caso lo único que tienes que hacer es acercarte al establecimiento donde te han realizado la copia y pedirle que te la revisen, que la llave no funciona adecuadamente.

Si la llave funcionaba con anterioridad y es ahora cuando ha dejado de realizar su función, puede que dentro de la cerradura haya algún objeto pequeño que impida que la llave entre. Una simple mota de polvo puede hacer que nuestra llave no encaje con la cerradura. Para retirarlo puedes ayudarte de un alfiler pequeño.

Si este tampoco es el caso, pero hace mucho frío es posible que ese sea el inconveniente. Cuando las temperaturas bajan tanto las cerraduras suelen congelarse, así que solo hay que dar un poco de calor para que el mecanismo vuelva a funcionar adecuadamente.

Si nada de esto funciona la solución es lubricar la cerradura con un spray de grafito, esto ayudará a que la llave se entre cómodamente por la cerradura.

La llave no gira adecuadamente

En estos casos es común que sea un caso de lubricación. Para solucionarlo se debe volver al spray de grafito, como en el caso anterior, si es una cerradura simple. Si es una cerradura que contiene un mecanismo combinado de apertura, es decir, que hay que girar la llave y el pomo al mismo tiempo, es posible que el punto en común esté aflojado y haya que buscarlo. Para ello lo único que podéis hacer es probar hasta que lo encontréis y acto seguido cambiar la cerradura.

La llave gira, pero no consigo abrir la puerta

Si la llave gira pero no abre la puerta es que el mecanismo está dañado. Para estos casos lo mejor es cambiar la cerradura, que lo podéis hacer vosotros mismos o llamar a un profesional para que os ayude con vuestra pequeña avería.

El pestillo se atasca

Las puertas reciben mucho movimiento a lo largo del día, por lo que es normal que, con el paso del tiempo, se muevan de su sitio inicial. Esto ocasiona que las bisagras se terminen desajustando, lo que significa que, al final, el resto de mecanismos también lo hacen. Es por ello por lo que el pestillo de nuestra puerta puede atascarse, por el hecho de que nuestra puerta se haya desviado.

La solución a esto es muy sencilla, o bien ajustamos el pestillo de otra forma, es decir, que lo quitamos y lo volvemos a ajustar a la puerta, o bien colocamos las bisagras de la puerta como estaban. Sea como sea son dos procedimientos bastante sencillos, así que vosotros decidís.

Estas son algunas de las posibles averías relacionadas con los mecanismos de las cerraduras de las puertas, ¿Habéis sufrido vosotros alguna? ¿Cómo la habéis solucionado? Recordad siempre que si tenéis algún tipo de dilema podéis acudir a los técnicos especialistas de Aquicerrajeros para solucionar cualquier tipo de incidente, estaremos encantados de atenderos.

 
Más en Blog
sistema de seguridad
Puertas de seguridad o alarmas, ¿Cuál es la mejor opción?

Tal y como hemos comentado en más de una ocasión, es muy importante invertir en un buen accesorio que nos...

Cerrar