Cerradura Biométrica

Nuestra seguridad es lo primero y es por ello por lo que contar con una buena cerradura es indispensable. Para garantizar una protección máxima nosotros recomendamos instalar una cerradura biométrica. Ya sea en casa o en el trabajo, este tipo de cerradura es una magnífica elección para protegernos de los posibles robos. Ahora bien, ¿Qué es una cerradura biométrica? Es posible que nunca hayáis escuchado el nombre de esta cerradura pero actualmente está siendo muy demandada en el sector de la cerrajería. Esta herramienta de seguridad es una cerradura con reconocimiento de huella. Nos permitirá abrir la puerta usando solo nuestro dedo.

Aunque depende del modelo que nosotros escojamos, estas cerraduras suelen tener una capacidad muy grande para almacenar huellas, entre 50 y 100, aunque hay modelos que tienen otras capacidades. Esto hace que sean perfectas no solo para nuestra casa o para nuestro despacho, sino también para superficies mayores como, por ejemplo, un colegio. De esta forma todos los adultos podrán tener acceso a las salas sin necesidad de llevar cientos de llaves. Es especialmente útil para las salas en las que hay productos químicos o electrónicos, así nos aseguraremos de que los niños no pasan a estas aulas y sufran daños.

Esta moderna cerradura, además de incorporar la apertura con reconocimiento de huella, también puede llevar una clave o una llave mecánica por si la tecnología falla en algún momento. El hecho de poder abrirse con una clave es bastante útil si la cerradura biométrica que hemos escogido no tiene suficiente capacidad. De esta forma algunos podrán usar la apertura con huella y otros la apertura con clave. Suele ser recomendable que los que más utilicen esas puertas sean los que empleen la huella dactilar para abrir. Eso sí, es fundamental que todos los usuarios recuerden la clave por si hay problemas con el lector.

Estos aparatos suelen funcionar con pilas AA por lo que recomendamos siempre tener un paquete de estas baterías a mano. Aún así, la batería suele durar de media un año completo, por lo que no tendréis que preocuparos mucho por cambiar las pilas. Si se acaba y no tenéis repuesto no pasa nada, con la clave o la llave mecánica podréis abrir la puerta sin ningún tipo de problema.

Para su instalación recomendamos contratar los servicios de cerrajeros profesionales como los de Aquicerrajeros y es que, al tener una instalación un poco más mecánica puede ser complicado para alguien no cualificado para ello, así os evitaréis quebraderos de cabeza para instalar la cerradura biométrica, especialmente si lo hacéis en una superficie grande como una escuela. Instalar tantas cerraduras digitales puede ocasionarnos algunos dilemas. Los cerrajeros cualificados para ello lo harán de forma rápida y sin complicaciones.

Si la cerradura biométrica dactilar no os convence no os preocupéis, tenéis otra opción. También podemos encontrar en el mercado la cerradura biométrica ocular que realiza el mismo trabajo que la anterior, solo que esta graba el ojo y no la huella dactilar. La elección depende de vuestros gustos, ambas funcionan exactamente igual y ofrecen la máxima seguridad para todos los que la usen.

Eso sí, al ser una cerradura más avanzada debemos tener en cuenta que hay que realizar un mantenimiento periódico para no llevarnos una sorpresa y que un día deje de funcionar. Normalmente no suelen tener averías, pero siempre es mejor ser precavidos y contactar con nuestro cerrajero de confianza para que cuide de nuestra cerradura y nos de tranquilidad con respecto a su funcionamiento. A nadie le gustaría que la cerradura dejara de funcionar de un momento a otro, ¿No es cierto? Así que recordad que si instaláis una cerradura biométrica también debéis tener en cuenta su revisión.